Logo de la Diputación de Castellón Logo de LLum de la Memòria

Retablo de San Jorge

Berenguer Mateu. 250,40 x 198,63 cm. Pigmentos protéicos y pan de oro. Museo Municipal de Jérica.

Descripción

Esta magnífica obra del gótico internacional valenciano recoge diversas escenas de la vida y martirio del santo, presididas por una tabla central, en la que se ha representado la lucha del santo contra el dragón, hecho legendario surgido a finales del siglo X y popularizado por  la narración del dominico genovés y profesor de teología Fray Santiago de la Vorágine o de Varazze en su obra Legendi di Sancti Vulgari Storiado (1264). Según este autor san Jorge llegó a Silea, ciudad de Libia, en donde existía un gran lago habitado por un dragón, al cual la población ofrecía sacrificios, que primero fueron ovejas y luego personas. La llegada del turno de la hija del rey para ser sacrificada coincidió con la presencia de san Jorge, quien lucho contra el dragón y logró vencerlo, rescatando a la princesa.
A parte de esta escena principal, existen otras escenas en las dos calles laterales, referidas a la vida del santo. La lectura comienza en la parte superior de la calle de la izquierda, con el santo armado caballero por la Virgen, sigue en la tabla situada al mismo nivel a la derecha con el santo devolviendo a la princesa a sus agradecidos padres, llevando al dragón sujeto; continua a la izquierda en un nivel inferior, con la aparición de Cristo a san Jorge en la prisión, una vez decretado su cautiverio por el emperador Diocleciano, mientras que a la derecha tenemos al santo siendo sometido al aserramiento por la mitad, otra vez a la izquierda y ya en el nivel inferior aparece san Jorge siendo arrastrado por un caballo, mientras que en su pareja de la derecha encontramos ya el final de su vida con la decapitación a la que fue sometido en la ciudad de Lydda (Palestina) por profesar el cristianismo. En el ático se ha situado en lugar del tradicional calvario la batalla del Puig, en la que el rey Jaume I luchó contra los sarracenos por la conquista de la ciudad de València, ayudado por san Jorge, hecho trascendental en el devenir del futuro Reino de Valencia y que será reivindicado por las ordenes de caballería y otras entidades ciudadanas relacionadas con la defensa por las armas, como el Centenar de la Ploma, como muestra de orgullo de pertenencia al Reino. Precisamente esta última entidad, responsable de escoltar y proteger la bandera de la ciudad de València encargó la realización del espectacular retablo de San Jorge, hoy en el museo Victoria & Albert de Londres, cuyas tablas centrales, con la lucha contra el dragón y la batalla del Puig, reproducen la misma ubicación que las de Jérica.        
Y fue otra entidad militar ciudadana local, la Cofradía de Caballeros de San Jorge, fundada por Pere II de Xèrica en 1350, quien encargó el retablo, ubicado en principio como altar mayor de su capilla de San Jorge. Esta capilla en la actualidad tiene la advocación del Santísimo Cristo de la Sangre.
Su autor es Berenguer Mateu, sobrino de Pere Nicolau y hermano de Jaume Mateu. Los dos hermanos es muy probable que aprendieran su arte al lado de Gonçal Peris, eximio representante del primer gótico internacional en los territorios de la Corona de Aragón.
No hay que olvidar que Jaume Mateu trabajó en la misma Catedral de Segorbe, jurisdicción eclesiástica que comprende Jérica, y en donde se conservan algunos de sus retablos. También en Cortes de Arenoso, población no demasiado alejada, en donde se conserva una bella Natividad

Bibliografia
VAYO Y MONZÓN, F., (1986), pp. 372-373; SARALEGUI, L., (1942), pp. 133-136; JOSÉ PITARCH, A., (2001-2002), pp, 316-317.
Exposiciones
Madrid y València (1973); Segorbe (2001-2002), núm. 32.