Logo de la Diputación de Castellón Logo de LLum de la Memòria

San Pedro de los Estudiantes

Juan Miguel Orliens.. Madera policromada. Primera mitad del siglo XVII. 42 x 33 x 16 cm. Catedral de Segorbe.

Descripción

Representa al santo de manera estrictamente frontal y en formato de busto. Precisamente este formato, el pelo rizado y las facciones clásicas, a la manera de un filósofo de la antigüedad recuerdan la impronta romanista de Juan Miguel Orliens y su taller. A él lo aproximó Montolio Torán, junto al resto de obras antiguamente conservadas en el relicario de la Catedral de Segorbe. Aunque ciertamente esta obra no se trata de un relicario, sinó de los que queda de una escultura de cuerpo entero, el resto de la cual estaría sin desbastar y preparada para ser cubierta por el correspondiente vestido.
Según nos informa David Montolío procede de la desaparecida ermita de la Sangre de Segorbe. Debe ser la que en la visita episcopal de 1640 se encuentra a la izquierda del Cristo “de bulto, con sotana negra y manto colorado, que dicen es de los estudiantes”. Más tarde en 1657 el obispo Gavaldá en el transcurso de su visita la ve en el altar de santa Eulalia, a los pies del cuadro de la titular y sobre el altar. El hecho de estar vestido con sotana negra y su denominación “de los estudiantes” nos hace pensar si no estuvo relacionado de alguna manera con el Colegio de Jesuitas de Segorbe, cuyo titular es precisamente san Pedro. Este colegio ya estaba listo para ser habitado en 1630, si bien se impidió su funcionamiento por parte del cabildo catedralicio, hasta que en 1635 el papa Urbano VIII resolvió el conflicto permitiendo que la nueva institución reanudara su actividad. Sólo a título de hipótesis podríamos pensar que en el interín y ante la ausencia de los padres jesuitas la imagen titular de la iglesia pudo depositarse en la capilla de la Sangre, donde, en efecto, nunca parece que tuviera capilla propia y anduvo de aquí para allá. Además está el detalle de vestir sotana negra, y esto nos recuerda ciertas imágenes de Cristo vestido de jesuita.
Curiosamente el retablo principal de esta capilla de la Sangre viene siendo atribuido a Juan Miguel Orliens, cuya actividad en el Alto Palancia viene enmarcándose en la última década de su vida, alrededor de 1630.
Presenta intensos daños, debidos en su mayor parte a los estragos causados por la guerra civil del 36 en el patrimonio de este templo, que incluso derivará en su absurdo derribo una vez pasado el conflicto bélico, daños que ahora se ha intentado detener y revertir en la medida de lo posible.