Logo de la Diputación de Castellón Logo de LLum de la Memòria

San Eliseo

Ignacio Vergara. Madera tallada, dorada y policromada. Segunda mitad del siglo XVIII. 105 x 49 x 35 cm. Convento de Carmelitas Descalzas de Caudiel.

Descripción

El profeta Eliseo vivió en Israel entre 850 y 800 a.c. Este profeta, sucesor de Elías y al que se considera uno de los padres del carmelo, era un hombre de mucha fortaleza física que, según la tradición, era capaz de arar un campo con una yunta de doce bueyes, hecho al cual hace referencia sin duda la yunta con bueyes que presenta el frente del pedestal.
El cayado que lleva en la mano derecha podría hacer referencia tanto a su carácter de pastor-labrador, como a su caminata durante 40 días hasta el monte Horeb, donde recibió el consuelo de dios y el encargo de ungir a los reyes de Siria e Israel y también a Eliseo como su sucesor.
Las referencias formales en la obra de Vergara son abundantes. Es una postura muy repetida en el taller del escultor y que será transmitida a su discípulo José Esteve. La volveremos a encontrar en el san Joaquín de la colección Cort Vila y también en otro delicioso san Joaquín de Esteve que está presente en esta misma exposición. Bien pudo recogerla Vergara de la escultura de santo Tomás de Villanueva que hizo Ponzanelli para el puente de la Trinidad de València. Sin embargo las referencias últimas para estas imágenes quizás se encuentren en el San Longinos de Bernini y el San Andrés de Duquesnoy para dos de las hornacinas del crucero de San Pedro del Vaticano, que a su vez podrían inspirarse en las representaciones de Júpiter de la estatuaria clásica. Con todo, el rostro de todas estas esculturas, con su intensa expresividad, nos aproxima indefectiblemente al del Laoconte.